CONSULTORIOS

México, D.F.

Dakota
Yosemite
Lindavista

Foráneos

Morelia
Mérida

LIBROS EN VENTA

Inseguridad: una actitud.

El enfoque Cognitivo Conductual

Costo $350

Manual de terapia

Cognitivo Conductual

Costo $250

¡Visitanos en Facebook!

Advertencia
  • Asigne el componente Virtuemart a un ítem del menú

Preguntas frecuentes

 

 

¿Qué es la psicoterapia?

Es un tratamiento de la Psicología Clínica sustentada por teorías, metodologías y técnicas con validez científica, que tiene como objetivo encontrar acciones y estrategias encaminados a que el consultante obtenga mayor bienestar.

 

Se basa en la relación psicólogo-consultante a través del diálogo y creando un espacio de confianza, libre de prejuicios y siempre con ética profesional para tratar conflictos, problemáticas, o padecimientos como trastornos psicológicos, adicciones, fobias, etc. y/o simplemente desarrollar el propio potencial.

 

La psicoterapia no solo se centra en el individuo, también trabaja en los vínculos afectivos familiares y de pareja, por lo que una familia completa o una pareja pueden asistir juntos a terapia si así lo requieren y necesitan.

 

De igual manera, gracias a la diversidad de teorías, metodologías y técnicas para trabajar la psicoterapia, los usuarios pueden ser niños, adolescentes, jóvenes, adultos y adultos mayores, así como trabajar la terapia grupal o individual.

 

¿Cuándo asistir a psicoterapia?

Es cierto que la psicoterapia es fundamental para el tratamiento de trastornos mentales, sexuales, del sueño, de personalidad, fobias, adicciones, etc,, sin embargo hay muchas otras razones, circunstancias y motivos para comenzar un proceso terapéutico. Aquí te nombramos algunas:

 

-Te encuentres experimentando un duelo por la muerte de un ser querido o mascota, el término de una relación amorosa, laboral o escolar, cambio de residencia o alguna otra situación que represente una separación importante para ti.

 

-Al ser víctima de agresiones físicas, sexuales y/o psicológicas.

 

-Estés interesado, junto con tu familia y/o pareja, en resolver conflictos o mejorar la comunicación entre ustedes.

 

-Cuando tengas dificultades para identificar y expresar tus emociones, recurriendo a gritos, golpes, silencios, desplantes u otras acciones que te afecte a ti y a las personas que te rodean.

 

-Cuando sientas la necesidad de trabajar en un proyecto de vida.

 

-Si frecuentemente te sientes solo(a), ansioso(a), desconfiado(a), incomprendido(a) y percibes que tu entorno es siempre amenazante.

 

-Si sientes que tu vida es monótona, rutinaria y pareciera que no encuentras sentido y vitalidad para realizar tus actividades.

 

-Cuando sientas que el estrés te resta energía física y afecta también en tu capacidad de atención y concentración, así como teniendo un impacto negativo en tus relaciones afectivas.

 

-Cuando te sientes abrumado al no saber cómo acompañar y/o ayudar a tu hijo(a) o la escuela donde asiste te ha pedido lleve un proceso terapéutico.

 

-Cuando en algún momento de tu vida tienes interés en conocerte con mayor profundidad y desarrollar tu potencial.

 

¿Cuáles son mis derechos como consultante?

Cuando recurres a cualquier servicio estás confiando en que el profesional actuará con responsabilidad, ética, que tiene el conocimiento y experiencia necesaria para realizar su labor; cuando lo recibes estás en tu derecho de exigir que se haga de esta manera, ya que estás invirtiendo tu tiempo y recursos para tu beneficio.

Los servicios de psicología no son la excepción, recordemos que se trata de un servicio de salud, el cual es un derecho universal en el que debe estar garantizada tu integridad personal.

Por ello es importante que conozcas y tengas presentes tus derechos cuando asistes al psicólogo,los cuales son:

1. Derecho a recibir un servicio eficaz
Los psicólogos están preparados con conocimientos, técnicas y distintas herramientas, además es su responsabilidad capacitarse para enriquecer sus servicios.
Es tu derecho estar con un psicólogo que sabrá utilizar con pertinencia lo anterior, así como adecuarlos a tus necesidades y a tus ritmos.

2. Derecho a ser tratado con respeto y sinceridad
De ninguna manera el psicólogo debe referirse a ti con etiquetas hacia tu persona, como por ejemplo “ésto te pasa por irresponsable”.
Tampoco debe tratarte con actitudes “infantilizantes”, diciéndote qué es lo que debes hacer de acuerdo a su juicio personal, regañarte por tus acciones o sermonearte por tus decisiones.
EL psicólogo es un guía en tu proceso y crecimiento personal, así que ninguna opción de los anteriores son propositivos para éste objetivo.

3. Derecho a recibir información sobre tu proceso y/o problema.
Si, por ejemplo, viene a consulta por depresión, el psicólogo tiene la obligación de informarle sobre ella, de una manera clara y precisa, así mismo del cómo se podrá trabajar de acuerdo a sus necesidades.
Tiene el derecho a preguntar y a que tus dudas sean resueltas.

4. Derecho a la confidencialidad de tus datos y que se recabe solo la información necesaria para el caso.
Cualquier dato, información y/o situación vista sobre ti en el consultorio debe quedar bajo estricta confidencialidad.
De igual manera, la información que se solicite deberá ser relacionaba con el proceso.

5. Derecho a cambiar de psicólogo por causas justificadas
Existen diferentes maneras de realizar psicoterapia en la que se especializan los psicólogos, por lo que es posible que te sientas mejor en una o en otra.
También puede suceder que no sientes que avances en tu proceso, que no exista una labor eficiente o que se falte a la ética de trabajo.
Las razones económicas, de tiempo o que se te acomode mejor la localización de otro psicólogo también son razones válidas.

6. Derecho a una asistencia integral entre profesionales
Sucede, por ejemplo, cuando es necesaria la coordinación entre el psiquiatra y el psicólogo.
También cuando el psicólogo evalúa y concluye que es mejor la derivación a otro profesional.

7. Derecho a que el psicólogo de por terminada la sesiones terapéuticas al cumplirse objetivos o cuando consideres que no se han logrado en un tiempo considerable.
No hay motivo para extender la terapia si los objetivos se han cumplido, por lo que el psicólogo debe de ser sincero y honesto y con engaños o trampas.
De igual manera, si tu consideras que ha pasado un tiempo considerable y no has notado resultados, eres libre de dejar las sesiones.

 

¿Los psicólogos pueden medicar?

No. La Psicología y la Psiquiatría don disciplinas y ciencias diferentes, si bien su objetivo es incrementar el bienestar y salud del consultante, la primera trata con situaciones que emergen a partir de la interacción entre las personas y circunstancias vitales del individuo, mientras que la segunda es una rama de la medicina que atiende problemas relacionados con lo biológico, por lo cual es el psiquiatra quien utilizará fármacos para atender los síntomas de trastornos y patologías.

 

Se lleva un proceso psicoterapéutico y al mismo tiempo farmacológico con el psiquiatra cuando existen trastornos como depresión, ansiedad, fobias, adicciones, del sueño, etc., que conllevan alteraciones en nuestros procesos neurológicos.

 

¿El psicólogo solo escucha problemas y da consejos?

Es indispensable que un psicólogo mantenga una escucha activa en el diálogo que se establece en la interacción con el consultante, sin embargo su preparación profesional basada en teorías, metodologías y técnicas, tiene como objetivo identificar problemáticas y planificar estrategias que facilitarán que el consultante desarrolle las herramientas necesarias para resolver las problemáticas del presente y las del futuro.

 

 

 

¿Cómo elegir a un terapeuta?

Es sumamente importante tener en cuenta que un terapeuta cuenta con una formación y capacitación para realizar psicoterapia, ya que se pueden dar casos de “terapeutas” sin tener estudios en psicoterapia, por lo que preguntar acerca del grado académico y asegurarse que sean relacionados a ésta.

 

Conocer su experiencia profesional, modalidad de terapia (cognitivo conductual, gestalt, sistémico, psicoanálisis, etc. ) y población a la que atiende (niños, adolescentes, adultos y/o adultos mayores) y honorarios por sesión, los cuáles se basan en sesiones de  50 minutos a 1 hora (se podría relacionar que el terapeuta que cobre más honorarios ofrece un servicio de mayor calidad, sin embargo hay que considerar más factores, como su formación académica y experiencia profesional).

 

La psicoterapia es un trabajo conjunto entre el terapeuta y el consultante. Los psicólogos están de acuerdo en que es un factor importante que el consultante se sienta bien y a gusto con el psicoterapeuta, por lo que es fundamental tener una buena comunicación, que se construya un ambiente de confianza y que brinde tranquilidad. Como consultante, es importante que tomes en cuenta si te sientes de esta manera para elegir a tu psicoterapeuta.

 

Recomendamos también, que el domicilio del consultorio sea un lugar estratégico en el que no tengas problemas de traslado y que la zona te brinde seguridad.

 

Hay muchos lugares y maneras de encontrar psicoterapeutas confiables. Internet ha sido una herramienta para encontrar lo que necesitas; en este caso, existen páginas web con directorio de psicoterapeutas clasificados por zonas, modalidad de terapia, población a la que atienden y costos, también hay muchos terapeutas que tienen su propia página y no olvides que las redes sociales son una excelente herramienta de búsqueda; puedes buscar en Asociaciones Civiles, hospitales, institutos y organizaciones que te pueden contactar con psicoterapeutas o tienen servicios en sus mismas instalaciones; y un recurso que no puede faltar, es la recomendación directa que te pueden hacer tus amigos, familiares, compañeros de trabajo o personas en las que confíes.  

 

¿Cómo sabré si la psicoterapia está funcionando?

Lo importante es establecer objetivos con el psicoterapeuta. Puede ser que llegues por alguna depresión, problemas con su familia, en el trabajo, que la rutina es demasiado abrumadora u motivos, para los cuáles es importante recordar que los objetivos pueden durar más que otros en alcanzarse.

 

Pero antes de lograrlos, son síntomas positivos sentir sensación de alivio o esperanza, también de que se va avanzando con la situación o conflicto a tratar. Hay que tener en cuenta que a lo largo de la terapia se pueden llegar a sentir muchas emociones,que pueden ser desde agradables hasta las difíciles de abordar, pero mientras siga esa sensación, percepción y pensamiento de que con el trabajo va avanzando, es porque se están logrando resultados.

CONSULTORIOS

México, D.F.

Dakota
Yosemite
Lindavista

Foráneos

Morelia
Mérida

LIBROS EN VENTA

Inseguridad: una actitud.

El enfoque Cognitivo Conductual

Costo $350

Manual de terapia

Cognitivo Conductual

Costo $250

¡Visitanos en Facebook!

Top